Ivett FRANCHI

Ivette Franchi

FRANCHI, Ivett

Cocinera y Cheff. Nacida en Maracaibo. Esta mujer, zuliana y maracaibera, nacida en Santa Lucía para más señas, es dueña y señora de cada cocina a la que entra. Formada en los fogones familiares, descubre la oportunidad de perfeccionar técnicas en sus estudios en Zaragoza, en una España que apenas empezaba a fraguar lo que hoy en día es una de la gastronomía más importante del mundo. Sin embargo las novedades y descubrimientos no la alejaron de sus raíces: Recuerda que sus maestros en estas lides le insistían en que debía pensar en regresar y trabajar con sabores locales, porque allí estaba el tesoro de su cocina. De vuelta a la patria se da cuenta que su maestro tenía razón y comienza su aventura comunicacional con la columna en el semanario de la Arquidiócesis de Maracaibo y el blog Cinco peces y dos panes; esta ventana la pone en contacto con abuelas y matronas que cada semana escribían para contar sus historias y sus recetas. Lo que comenzó como un tímido intercambio se convirtió en una labor increíble: descubrir y sistematizar todos esos sabores que constituyen la gastronomía zuliana. Hasta hace pocos años, el oficio de cocinero era uno de los más humildes que la ajetreada vida del ser humano podía tener, y también uno de los más solicitados. Pero ella, ha hecho de este trabajo su vida y su pasión. El fuego, las hornillas, las pailas, las ollas, las paletas y los cucharones son la escenografía que les rodea. Está tan embebida en su oficio de cocinera que fija fechas para las entrevistas sin percatarse de que era el día de su cumpleaños, que tenía que preparar maletas para irse a la Isla de Margarita a trabajar o que, de paso, debía perfeccionar algunos detalles sobre su propuesta gastronómica llamada con toda razón “Zulianidad”. Esta mujer de fuerte carácter, , recuerda que hace poco más de 15 años un plato de pollo a la plancha con lechugas, arrojado a su cabeza por su propia madre convaleciente, despertaron en ella la pasión por la cocina. “su madre le dijo con esa sinceridad muy particular, que no iba a comerse “eso” porque estaba acostumbrada a la comida gourmet. En ese momento la decisión de estudiar cocina se apoderó de ella. Esa misma sinceridad característica de su madre vive en ella al confesar que su oficio, el que ama y ha aprendido a respetar, es el de cocinera. Refiere que es solo chef cuando manda en su cocina. Ese mismo respeto por los fogones le hizo ver algo inquietante y es aquello de que se están perdiendo las raíces, se nos olvida lo básico y se nos está olvidando cocinar en calderos, en pailas y cocinar largas cocciones. Y precisamente esa inquietud la llevó a organizar una cruzada por el rescate de la comida zuliana, recorriendo municipio por municipio y cocinando y aprendiendo de esas señoras y señores, cuyas recetas son simples y caseras… Recetas típicamente zulianas. Sólo cuatro de los 21 municipios del Zulia faltan por ser registrados en su inventario. Aún así, logró levantar una interesante base de datos sobre lo que se hace en la región: qué se come, por qué se come así y por qué esa comida es tan diferente de la del resto del país. Ha llevado la cocina de casa a la calle misma, esa que se hacía en leña, la misma que requiere de una buena paila y las paletas de madera. El año pasado compartió la experiencia de hacer un hervido en plena calle durante la Velada de Santa Lucía, y luego -en dos oportunidades- La Rotaria fue el escenario. Tres mil quinientas personas comieron a cielo abierto y completamente gratis en un escenario típicamente maracucho. Actualmente,  forma parte de lo que el chef Víctor Moreno llamó “Las Matria”, que no es más que un trío de reconocidas cocineras (Yelitza Rodríguez, Tamara Kocsa y la misma Franchi) dedicadas a llevar lo mejor de la comida de sus regiones a otros lugares, y “Zulianidad” es parte de ello. Su ejercicio es libre y muy cuidadosa de no evolucionar mucho los platos que ellas (las señoras que abren las cocinas de sus casas) le dan, porque inmediatamente se cierran y no le transmiten nada. No tengo nada en contra de las nuevas técnicas, las conozco y las respeto, pero yo estoy enamorada de las “pailas” y ahora es difícil conseguir cocineros de paila. Refiere que todos quieren ser moleculares, cocinar gourmet, cocinar sushi… Pero ella se encuentra muy tranquila friendo “mandocas” y tequeños, comiendo plátanos y comida en  coco”.

FUENTES ESPECÍFICAS: Google: Desde El Zulia Isla de Toas, 25 de junio de 2011. /  Estampas, revista encartado de La Verdad, domingo 10 de marzo de 2013: Cocina Zuliana. Tradición y Amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *